Cómo elegir a nuestro cachorro más adecuado

Cada vez son más las personas, familias y parejas  que deciden adquirir un cachorro, ya sea comprado o adoptado. En ambos casos, deben tenerse en cuenta una serie de aspectos fundamentales con el fin de que cada persona o familia escoja al cachorro que más se adecúe a su estilo y forma de vida, ya que de lo contrario los problemas no tardarán en aparecer, y el que en un principio era un tierno cachorro pasará a ser visto como un “diablo incontrolable” por su nueva manada humana.

En esta entrada analizaremos algunos aspectos que deberían tenerse siempre en cuenta, no solo cuando decidimos adquirir un cachorro, sino también un perro adulto o cualquier otra mascota.

1.- Elección de la raza:

Una de las primeras cosas que debemos plantearnos es la raza que queremos escoger. Actualmente existen infinidad de razas con tamaño, temperamento y cualidades distintas. Así mismo, además de los animales “puros”, podemos decantarnos por los mestizos o cruces. En cualquier caso, antes de adoptar o comprar, los nuevos propietarios deberían informarse sobre la raza que desean o que les gusta (lo mismo en caso de animales mestizos, siempre que sea posible). Cada raza tiene unas características físicas y temperamentales determinadas. En este punto, hay que decir que no todos los animales de una raza son iguales; las características que definen una raza son siempre orientativas y se refieren a la media de perros de dicha raza, pero como todo, esto no es o blanco o negro. No obstante, es de sentido común que las diferencias físicas y de carácter entre un Yorkshire, un Mastín y un Podenco son bien marcadas. Y no solo por el tamaño; mientras que el Yorkshire pertenece al grupo de perros de compañía y de los terriers, el Mastín se ha criado tradicionalmente para la guarda y defensa del ganado, y el Podenco para la caza. Esta crianza selectiva ha definido unas cualidades y características concretas en cada una de las razas.

Por tanto, no se debería escoger al cachorro basándose en gustos, modas,… sino en las cualidades y características que definen la raza ala que pertenece, y en si se adecúan a nuestro estilo de vida. Por mucho que nos gusten los galgos, si no podemos garantizarle una actividad física adecuada a sus necesidades no deberíamos decantarnos por esta raza, sino por una que requiera menor actividad, por ejemplo. Otro ejemplo, si vivimos en una región donde la media anual son 25ºC y donde los veranos son tremendamente calurosos, animales de razas nórdicas no serán los más adecuados, ya que están preparados para vivir en zonas más frías y de temperaturas más bajas.

2.- ¿Macho o hembra?

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el sexo del nuevo compañero de cuatro patas. Hay gente que por una razón u otra prefiere un animal de un determinado sexo porque sí, pero es importante conocer las diferencias determinadas por el sexo, ya que machos y hembras presentarán algunas distinciones en cuanto a tamaño y peso, carácter, cuidados veterinarios,…

– Por lo general, los machos presentan mayor tamaño y peso, lo que debe tenerse en cuenta no solo en base al hogar en que va a vivir, sino también por la facilidad de manejo que presentará para los propietarios. A nadie se le ocurre regalar un Dogo Argentino a una señora de 60 años, ¿verdad? El tamaño y el peso que alcanzará el cachorro es fundamental para poder manejarlo con facilidad y seguridad cuando éste sea adulto, ya sea para cepillarlo, pasearlo, llevarlo al veterinario,… cuando son cachorros, son más o menos fáciles de manejar, pero esto puede cambiar cuando el perro se ace adulto, y esto es algo que debe ser tenido en cuenta en todos los casos.

– En cuanto al carácter, de forma genérica los machos son más agresivos, territoriales y dominantes que las hembras, especialmente con otros perros. De nuevo, recordar que esto no es blanco o negro, hablamos siempre de rasgos genéricos. Los machos tienden al vagabundeo (roaming en inglés) y al escapismo, especialmente si hay hembras en celo en las proximidades.

– Por último, las diferencias fisiológicas entre ambos sexos son extremadamente notables e importantes. Las hembras presentas ciclos estrales y celos regulares (entre 1 y 3 al año, si bien la media habitual es de 2 celos/año), durante los cuales los cambios hormonaes y fisiológicos conllevan cambios comportamentales, necesidades especiales (como necesidades alimentarias y energéticas,…). Lo mismo ocurre durante la gestación, si la perra quedara preñada, y tras dar a luz a los cachorros.

3.- Edad:

La edad a la que introducimos el cachorro en casa es quizá uno de los aspectos más importantes que debemos conocer y tener en cuenta. Por regla general, la mejor edad para introducir un cachorro es a partir de los 2 meses (7-8 semanas). La razón se debe a que a esta edad su “disco duro” ya está preparado para enfrentarse al mundo y a los cambios que supondrá su nueva vida. hasta las 7 semanas, el cachorro debe permanecer con su madre y hermanos, de quienes aprenderá el lenguaje corporal canino y las normas de convivencia con sus congéneres, es decir, la socialización canina. Es especialmente importate no separar al cachorro de la madre a las 4 semanas (primer mes de vida), ya que en este momento la necesita para todo, y cualquier situación o experiencia traumática podría dejar una huella imborrable en el animal. Todo ello es fundamental para evitar futuros problemas que pueda mostrar nuestro perro con otros congéneres debido a una socialización tardía, insuficiente o inadecuada. A partir de los dos meses, además, nos encontramos en el momento ideal para comenzar con la educación en obediencia del cachorro, comenzando progresivamente, con refuerzos y estímulos positivos; será a partir de los 3-4 meses cuando podamos comenzar el adiestramiento y la obediencia igual que en los adultos.

4.- ¿Dónde va a vivir el perro?

Hemos hablado de los requisitos a tener en cuenta referidos al animal; pero no debemos olvidarnos de aquellos que hacen referencia a nosotros, como futuros  propietarios y RESPONSABLES de nuestro nuevo compañero. La vivienda en la que se criará al perro es un aspecto fundamental, pues no es lo mismo un piso en una ciudad, una casa en el campo o un chalé con un buen terreno. Esto está directamente relacionado con la raza del animal (peso, tamaño, temperamento) y con nuestro estilo de vida, rutinas, horarios y disponibilidad. A nadie se le ocurriría meter a un Mastín o un Dogo Alemán en un piso de 30m2, y menos aún si no se le va a sacar a pasear el tiempo y las veces necesarias. Muchos problemas de comportamiento tienen su origen en el estrés. El estrés puede estar provocado por diversas causas; obviamente, un animal que no recibe la atención ni el ejercicio físico que necesita, acabará estresándose y buscando distintas formas de “sacar” toda esa energía que tiene contenida. ¿Os imagináis a un Border Collie, con la actividad física que necesita, en un pequeño piso de cuidad y saliendo a pasear dos veces al día, media horita?, siendo un perro de gran aptitud física, con grandes requerimientos de ejercicio…problemas asegurados…debidos ni más ni menos al estrés (causado por un mal manejo y por una actitud irresponsable de los propietarios).

5.- Aspectos económicos:

Este punto es esencial a la hora de tenerlo en cuenta cuando queremos ampliar nuestra familia con un nuevo compañero canino. La llegada de cualquier mascota siempre supone unos gastos económicos que deben ser tenidos en cuenta. Alimentación, transportines, juguetes, gastos veterinarios,…. son solo algunos de los gastos que conllevan. De nosotros depende gastarnos más o menos dinero, eligiendo un pienso de gama más alta o más baja, de marcas reconocidas o de “marcas blancas”,… por ejemplo; pero lo que es indudable es que el perro tiene que comer, y la comida ya supone un gasto (a este respecto, me gusta hacer hincapié en que la alimentación del perro durante toda su vida es esencial, debemos tener en cuenta las distintas etapas de desarrollo, la raza, la edad,… por lo que siempre aconsejo no escatimar en lo que se refiere a la salud y alimentación del perro….lo que hoy sale barato mañana puede salirnos caro).

Los gastos veterinarios también son importantes; si hemos decidido tener un animal, debemos tenerlo siempre en las mejores condiciones sanitarias, pues somos directamente responsables de él y de su bienestar. En el caso de los cachorros, los primeros gastos veterinarios consisten en el programa de vacunación y revacunación de las principales enfermedades, la desparasitación (tanto externa como interna), la implantación del microchip, que va unida a la vacunación frente a la rabia y a la extensión del pasaporte. Además, debemos desparasitar, como regla general, a nuestro perro cada 3 meses como media, interna y externamente, y revacunarlo anualmente; estos son los gastos mínimos en el veterinario cada año.  Pero debemos estar siempre preparados para afrontar cualquier problema físico que pudiera surgir y requerir la visita a un veterinario para poder solucionarlo.

Por tanto, tener en cuenta nuestra situación económica a la hora de introducir al perro será fundamental, para saber si podemos hacer frente a los gastos que su manenimiento y, lo más importante, si podemos garantiar que su bienestar y su estado de salud van a ser los óptimos.

6.- ¿Por qué hemos decidido adquirir un perro?

Aunque la he puesto casi al final del artículo, esta es la primera pregunta que todo futuro propietario debería realizarse cuando está pensando en adquirir una mascota. Además de los requisitos mencionados anteriormente, el nuevo propietario debe tener muy claro por qué quiere un perro, y sobre todo, si realmente quiere tener un perro. Personalmente soy contrario al hecho de comprar/adoptar una mascota para los hijos o para la pareja u otro familiar, y pienso que esto es un tremendo error, ya que los niños no serán los responsables de ese animal; quien deberá encargarse de pasearlo, educarlo, llevarlo al veterinario, darle de comer,… serán los padres. En esos casos, ¿qué ocurre si alguno de los padres, o los dos, no deseaban tener perro pero acceden a adquirir uno como regalo para su hij@? La situación se vuelve insoportable al tener que hacer frente a una “enorme carga” y ello termina conduciendo a problemas para el animal y para la familia.

Antes de plantearse cualquiera de los requisitos mencionados más arriba, hay que pararse un momento para responder a esta pregunta; si tienes claro que eres tu el que se va a responsabilizar del animal, y no tus hijos, tu pareja,… ¡enhorabuna! Ahora es momento de plantearse el resto de puntos para que la elección sea la más acertada.

7.- Adquirir información y conocimientos:

Como último consejo, creo que toda persona, familia o pareja que decida adquirir una mascota, debería informarse acerca del comportamiento y las necesidades de dicha mascota. En el caso de los perros, todo propietario debería preocuparse de adquirir una serie de conocimientos básicos sobre comportamiento y psicología canina. Llevamos siglos conviviendo con nuestros perros, pero hemos llegado a un punto en que no somos capaces de entenderlos ni comprenderlos. Los tratamos como si fueran personas, niños,… y este desconocimiento y mal manejo es el origen de todos los problemas de conducta que maifiestan nuestras mascotas. Si cada propietario se informara, aunque fuera a nivel básico, acerca del comportamiento canino, su lenguaje corporal, su psicología,… aprenderíamos no solo a interpretar mejor su comportamiento y a poder entender lo que nos está transmitiendo nuestro mejor amigo, sino también a prevenir posibles problemas de conducta, o en caso de que ya se estén manifestando, a tratarlos de forma correcta.

Hoy día existe muchísima información sobre estos temas: libros, webs, artículos,… no se trata de ser unos expertos en comportamiento canino, pero sí de tener unas nociones y conocimientos básicos para poder entender mejor al perro, poder educarlo correctamente y, en definitiva, evitar cualquir problema de conducta que deteriore la relación con nuestro amigo. Haciendo esto, la relación con nuestro perro mejorará tremendamente, ya que estará basada en la comprensión y el entendimiento. Además de la información bibliográfica, se puede recurrir a un profesional, adiestrador, veterinario o etólogo, para que oriente a los nuevos propietarios acerca de cómo mantener y educar correctamente a su perro, lo que garantice una convivencia excelente y una relación perro-propietario magnífica.

No hay nada más gratificante que decidir ampliar nuestra manada con un compañero canino, pero esa decisión es más gratificante si nos aramos un momento para pensar bien todos los requisitos necesarios y la realizamos de forma responsable…con ello no solo estaremos adquiriendo un perro, sino que estaremos escogiendo a un nuevo amigo, el que más se adecúa a nuestra situación personal, económica y familiar, lo que al final se traducirá en la creación de una manada basada en la responsabilidad, el cariño y la educación…en  definitiva, lograremos establecer un vínculo con nuestro mejor amigo que nos permitirá disfrutar mucho más de él y prevenir cualquier problema.

Espero que os haya gustado esta nueva entrada. Son solo algunos consejos y requisitos básicos que todo futuro propietario debería plantearse para que la elección de su nuevo amigo sea la correcta. Parándonos unos momentos a pensar en todo ello, haremos una buena elección y ganaremos un excelente amigo y compañero canino para toda la vida. No hay nada más gratificante que convivir con una mascota educada, equilibrara y a la que comprendemos con solo mirarla, y ahora está en manos de todos conseguir esto.

Un saludo y hasta la próxima entrada

Anuncios

Un pensamiento en “Cómo elegir a nuestro cachorro más adecuado

  1. Pingback: El papel fundamental de los propietaros | Adetcan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s